Xanobot informa

A dos días para comenzar la sexta temporada. Parece que esta gente no conoce los beneficioes de rendirse a tiempo.

25/7/15

Manual para crear tu película de baloncesto

Hace tiempo vi la típica peli de deportes americana, y decidí que podría hacer  una crítica, pero en su lugar pensé en hacer un tutorial para CREAR TU PROPIA PELICULA DE BALONCESTO.

Para eso lo primero que necesitamos es… ¿Un árbitro, una pelota, una cancha? A que es un árbitro necesario en cualquier partido legalizado… Je je no.

Lo más importante es un entrenador retirado. Este debe de ser un hombre rondando los cuarenta, que en sus tiempos mozos haya entrenado un equipo súper pro de la NBA, y por razones de alcoholismo, drogas, insultos, haber estado en la cárcel, o incluso todo junto, le hayan despedido. Este sujeto suele estar divorciado y con una hija. Y tras pasado un tiempo de su despido,  caer en lo más bajo de su carrera entrenando niños con los que al principio no se llevara bien, pero después, por descubrir un talento especial en alguno de ellos se harán super best Friends forever.


Lo segundo más importante es el equipo, y este debe de estar compuesto por:

-La estrella insegura: Es el típico niño súper pro que hacer mates, triples, tapones, supergiromortal con vuelta atrás invertida terminada en un meteor jump… Bueno si, lo sabe hacer TODO; pero por razones  familiares, o simplemente miedo de que su equipo no triunfe; la estrella se suele comportar como un engreído llorica que odia a su entrenador. Pero tranquilos, al final es el que mejor se lleva con él.

"Ag, que dificil es ser tan fabuloso"

-El pardillo con suerte: Típico niño enclenque, que no sabe votar ni una pelota; pero aun así, por alguna razón, el entrenador llega a notar algo especial en él, y decide sacarlo del banquillo para jugar con sus amiguitos, y… ¡sorpresa! El pringaillo acaba metiendo la canasta final de la victoria.

Al prinicipio de la peli...
Al final de la peli

-El chico alto: Si, como dice su nombre, siempre tiene que estar el típico niño alto al que tienen que reclutar ya sea porque no le gusta jugar al baloncesto, o porque ni si quiera sabe lo que es y le tienen que enseñar.


-La mami protectora: Es un niño casi de relleno, que solamente esta hay para resolver los conflictos y hacer que todos estén felices.

"Seamos todos amiguitos"

-El rival: Es el típico tocacojones, y el único que supuestamente puede competir contra la estrella del equipo protagonista. Este puede estar tanto en un equipo rival como en el suyo propio. En el caso de estar en el mismo equipo del prota tendrá que aprender a pasar el balón porque esta clase de sujetos tienden a ser unos chupones y tras aprender eso ser vuelven poderosos con el poder de la amistad.



-Los niños banquillo: Son chiquillos de relleno, que se turnan para jugar dos minutos, y a veces ni llegan a salir.

"¡¡¡Socorro!!! ¡¡¡No puedo soportar tanto banquillismo!!!"


Y como añadido opcional puedes añadir en la película alguna estrella del mundo del baloncesto, que esta hay para ayudar y dar ánimos al protagonista desde las gradas.


Y todo esto conjuntado hará el equipo de basket  clichémente perfecto que toda peli americana necesita.

Ahora  que sabes los componentes puedes crear tu genial película de baloncesto para Hollywood (en caso de elegir un deporte distinto solo tiene que ajustar el deporte al estado de su película).












21/7/15

Macrodigireseña 04 - Digimon Frontier


Dioses, aquí es donde me pongo nostálgico. Esta fue la primera temporada de Digimon que seguí al día en la tele cuando era un renacuajo, y tengo muy gratos recuerdos de la misma. Espero que no decepcione...
...
...
...
... 
...
Y... no es para nada como la recordaba... no me convence... se me hace cuesta arriba... ¡¡JODER, LO LARGA QUE SE ME HA HECHO LA PUÑETERA FRONTIER!! Por algún motivo la recordaba mejor de lo que es. A ver, no es la peor temporada. Al menos no es, ni por asomo, peor que la segunda, y aunque eso de que los niños digievolucionen pueda sonar raro, uno se acostumbra y hasta mola. Pero le pasa algo... algo no está bien...

La trama nos sitúa ante los nuevos niños elegidos, cinco esta vez, de entre los cuales sólo hay una chica, Zoe, de la que ya hablaremos. En esta temporada, los niños viajan voluntariamente al mundo digital montando en trenes parlantes, y deben dedicarse a reconstruir los agujeros de datos que ha dejado el típico villano grandote y fuertote y purificar a los demás malosos. El problema viene cuando, hasta más de la mitad de la serie, todo lo que pasa te parece puro y absoluto relleno, en su mayoría, del malo. Viajan por ciudades pintorescas, resuelven problemillas de mierda (siendo el peor y más aburrido de ellos el de los putos burgermon), intentan hacer gracia frustradamente... pero bueno, a eso de la mitad de la serie cambian el chip de golpe para intentar frustradamente que un shotacon con alas y rimel de género andrógino no elimine el mundo digital por completo gracias a sus maquiavélicos y megalómanos planes de shotacon

La primera mitad de la serie se basa en los niños buscando sus espíritus digitales, dedicando un capítulo a cada uno, en el que el patrón está muy bien definido:
  • Malo random que amenaza a randoms.
  • Prota se siente impotente.
  • Encuentra su espíritu digital porque guión.
  • Le mete una paliza al cretino de turno y/o salva la situación de otra forma.
  • Vuelta al principio tras haber aprendido una valiosa y moral lección que todo el mundo ya conocía antes del capítulo.
Así con todos. Por lo que, si ya se te hace pesado con sus formas humanoides, cuando dedican otros cinco capítulos a encontrar la forma animal de esas formas siguiendo el mismo patrón una y otra vez, terminas hasta los huevos. El caso es que, cuando todos han conseguido su digimielda, están listos para enfrentarse a los villanos tochos de turno, que son los otros cinco espíritus digitales, al mando de un digimon corrupto por la oscuridad que pinta ser el final boss. Ésta gente se dedica a cargarse digimons y absorber el digicódigo para entregárselo al malo. Por supuesto, nuestros protas les van dando una lección de humildad mediante un par de guantás, uno a uno a base de deus ex machinazos, hasta inflarle la puta cabeza al jefe final. Que resulta ser uno de los tres ángeles que gobernaban el mundo digital. Tras derrotarle salen de la nada un tal Lucemon (aka el shota) y unos caballeros oscuros que comienzan a desintegrar el mundo digital para resucitar al mencionado Lucemon. Comienza la segunda mitad de la serie, que consistirá en ver impotentes cómo los caballeros oscuros destrozan el mundo y apalizan a los protas. Para derrotar a los caballeros oscuros, Takuya y Koichi irán evolucionando a costa de los espíritus digitales de sus compañeros, por lo que, mientras ellos dos son cada vez más zettaguaycers, los otros cuatro (porque a Koichi le sale un hermano de la puta nada) se quedan de brazos cruzados en forma humana, sirviendo sólo para estorbar, pues la mitad de las veces pierden las peleas porque OH, SORPRESA, ENTREGARLE TU ÚNICO RECURSO PARA PODER LUCHAR Y DEFENDERTE A DOS PERSONAS ES DARLE A TU ENEMIGO LA POSIBILIDAD DE IR A POR LOS MÁS DÉBILES Y HACER QUE LOS DOS CHETADOS TENGAN QUE ESTAR PENDIENTES DE VOSOTROS. VAMOS, CONVERTIROS EN UNA CARGA. ¿POR QUÉ PENSASTEIS QUE ERA UNA BUENA IDEA, PANDA DE SUBNORMALES? 
Por supuesto, el mundo digital termina desapareciendo y Lucemon, convertido ahora en el gaylord supremo, resucita juguetón, decidido a crear un nuevo mundo digital a su gusto y, de paso, conquistar el mundo real.  Tras inflar a los protagonistas por encima de las posibilidades y sodomizar brutalmente a toda lógica y guión que pudiera aparecer por allí para saludar, terminan derrotando a Lucemon, PERO ENTONCES SE VUELVE A TRANSFORMAR EN UN BICHO MÁS GORDO Y SALE AL MUNDO REAL Y LA EMPIEZA A LIAR PARDA, PERO EL HERMANO DE KOJI SE SACRIFICA PORQUE ESTABA MUERTO Y... Y... Vamos, se ríen en tu puta cara. Más deus ex machinas por ahí, más formas finales porque hay que rellenar otros dos capítulos, y al fin, hacen algo lógico por una vez en toda la puta serie, que es FUSIONARSE LOS CINCO NIÑOS EN UN SÓLO DIGIMON. Ya era hora, joder, que estabais empezando a poneros gordos de tocaros los huevos de fondo mientras los dos protas guays se lían a hostias con todo lo que se mueve. Y he de admitir que esta batalla final, en la que colaboran todos, me ha parecido la mejor de la temporada con diferencia. ¿Veis? ¡No es malo darle protagonismo a todos! ¡Por el contrario, mola muchísimo! ¡A ver si aprendemos la lección, joder, que siempre hay dos que destacan sobre los demás y los otros se quedan ahí, de brazos cruzados y asintiendo!

Así que se le cargan, el mundo digital vuelve a la normalidad, los niños vuelven al mundo real, el hermano de Koichi no estaba muerto, estaba de parranda (más concretamente en coma tras la misma (cosa que seguramente nos ha pasado a más de uno)) y tralarí, tralará, final feliz y pasteloso, y a otra cosa.

Lo mejor: 


Ambientación del mundo digital, dibujo y animación: La animación y ambientación de esta serie me encanta. El dibujo es... ¿cómo decirlo? Más... fantástico. Parece de cuento, las nubes son como muy esponjosas, las máquinas parecen juguetes gigantes, colores muy vivos, diseños simpaticotes y algo más adultos... no sé, es un estilo de dibujo con un espíritu propio, distinto a lo que habíamos visto hasta ahora. Dejémoslo en que es muy agradable a la vista. Y a nivel de ambientación, por el momento éste es mi mundo digital favorito. Sí, ya no es ese inhóspito páramo plagado de peligros, pero que haya prosperado y ahora esté todo organizado por ciudades y más civilizado no es un cambio que le siente mal. Más aún si cada ciudad es más rara que la anterior. Mi favorita es la de los numemons; una ciudad construída en vertical sobre la pared de un acantilado en la que los numemons se pueden mover libremente al ser babosas. Además, está todo tan jodidamente lleno de rarezas que es puto genial pensar en qué te puede sorprender después. Como el detalle de que las frutas y verduras tengan sabores distintos, como carne o pizza, o simplemente lo locos que están algunos digimons, como el que hablaba con los muertos de la isla oscura. ¡Hasta hay islas voladoras, maldita sea! ¡A todos nos gustan las islas voladoras!
ambién me hace gracia e ilusión ver a digimons que ya conocemos de temporadas anteriores comprando en los suburbios o haciendo el cabra por ahí. Y un detalle más, sé que Tamers no es canon con Frontier ni con ninguna temporada, pero ver a una manada de Guilmons me hace bastante gracia. Ya sabes, por eso de que se supone que Guilmon es un digimon único crado por Takato, y tal.

Sin duda, este apartado es el todo por lo que me gustó la serie de peque. Eso, claro está, sumado a que es más infantil y de pequeño me resultaba más llamativa.

Opening: De los más memorables para mí. Aunque le falta un detallito que los demás sí tenían, y es que no se actualiza cuando la trama avanza. Así pues, no mete a Koji ni cambia la sombra del villano cuando aparece Lucemon, PERO...

TRENES: ¡Digitrenes! ¡Digitrenes por todas partes! ¿A quién no le gustan los trenes? Me encanta la idea de viajar al mundo digital y moverse por sus regiones en trenes monstruosos parlantes. No sé por qué, pero aunque parezca una tontería, para mí, junto al primer punto, es lo que salva a esta serie.

Digievoluciones: La mayoría de las digievoluciones, tanto humanas como animales, me parecen sublimes (obviando las de Zoe, que ya hablaremos de ello). Las únicas que excluiría son las de Koichi y Takuya cuando empiezan a inflarse sobre los demás, porque, o son iguales que las que ya tenían pero con ligeros cambios, o son putos medabots. Sobre todo me gustan los guerreros legendarios malos y sus digievoluciones. Ojalá se hubieran unido a los protas a lo largo de la serie, o algo...

Evolución de los personajes: Se nota que con esta temporada han intentado volver a sus orígenes de la primera temporada, haciendo la estética más infantil que en Tamers, y que sus personajes evolucionen poco a poco, de forma muy fluída, hasta pasar de unos completos cretinos a gente de bien. Y eso siempre gusta.

Lo peor: 


Machismo evidente y fanservice de Zoe siendo una niña: Ésto es algo que me lleva tocando los cojones a más no poder durante TODA la serie. Y es que Zoe es la última mierda. No sólo es la única mujer en un grupo de seis, sino que encima siempre que aparece es para entorpecer o para hacer de princesita en apuros. Siempre, SIEMPRE que aparece un enemigo fuerte, la primera que recibe es Zoe. Siempre es la más inútil. Siempre que se enfrenta a alguien la vapulean como un puto trapo. Hasta en el capítulo en el que consigue su espíritu digital, después de que todos los demás derrotasen a su primer enemigo sin ningún tipo de ayuda, a ella le dan una paliza y tiene que venir el edgy de Koichi a rescatarla. ¡Si hasta uno de sus ataques es restregarle el culo por la cara al contrincante para ponerle cachondo! Y esta es otra, no contentos con poner a la inútil e inferior mujer de posavasos, ENCIMA LA SEXUALIZAN SIENDO UNA NIÑA. ¿¡PERO QUÉ COÑO OS PASA!? Pondré el ejemplo de los bañadores, cuyo vídeo tenéis aquí abajo:


Y se pasa así, yendo de sexy, toda la serie. Su rivalidad con Ranamon es absurda y se basa única y exclusivamente en que ambas tienen vagina y al autor le debe de poner palote una pelea de chochetes. Mientras las digievoluciones animales de todos son monstruos enormes pateaculos, Zoe pasa de ser una tía buena en bikini a otra aún más pechugona en bikini. Incluso en más de una ocasión, soborna a alguno de los protagonista con dejarle tener una cita con ella o darle un beso a cambio de distintos favores, sea hacer algo que ella no quiere o simplemente ganar la pelea. ¿Prostitución, dónde? Horrible. 50 capítulos en los que sucede una cosa tras otra de forma constante. Y todo esto tras darnos a la pedazo de tía que nos dieron con Rika. Viva el progreso.

Romances mal llevados: Ésta temporada peca de lo mismo que 02. UEEERGH HAMOOOOR ZELOOOOSSSH ZOE EZ MIA NO LA TOKEZ!!!1!!1!11. Obviamente no conducen a nada, porque Zoe no acaba liada con ninguno. Al menos se hace menos cargante que en la segunda temporada...

El deus ex machinazo de controlar los elementos: En un momento dado, los protagonistas se están enfrentando a los guerreros legendarios y, tras haber sido vapuleados sin piedad y Takuya volver al mundo humano, comprende que el mundo digital no es un juego y que tiene que tomarse las cosas en serio. ¿En qué deriva todo esto? ¿En el típico power up/digievolución necesario? Una mierda. ¡¡DE REPENTE PUEDEN CONTROLAR LOS ELEMENTOS A SU ANTOJO!! Literalmente, crean una tormenta del carajo que les ayuda a ganar la batalla (en serio, wut?), cosa que se convierte en un momento Cocodrilo de labios gordos ya que no vuelven a hacerlo en toda la puñetera serie ni se vuelve a mencionar para nada. Magnífico. Y éste es sólo un ejemplo de los muchos power ups estúpidos que tiene la temporada entera.

Patamon: ¿En serio? ¿Era necesario meter otro patamon cargante en el equipo? ¡Encima éste es peor que el de la primera porque es autista y más infantil (como que tiene la mente de un bebé porque sale tal cual del huevo, sin pasar antes por la forma bebé, con un buen par de huevazos).

Pasarle las digievoluciones a los dos protas para que puedan megahiperblasterdigievolucionar: ¿Qué pollas...? ¿¡EN QUÉ UNIVERSO ES UNA BUENA IDEA DARLE TODA TU FUERZA Y ARMAS A SÓLO DOS PERSONAS Y QUEDARTE POR AHÍ INDEFENSO Y REZANDO PARA QUE EL MALO DE TURNO NO DECIDA ANIQUILARTE!? ¡En serio, es que más de la mitad de las peleas las pierden por tener que defender a los humanos del enemigo! ¡Es más, esto marca una frontera JEJÉ entre los dos guays y el resto abismal! ¡Si en temporadas anteriores tener una o dos digievoluciones más que sus compañeros me parecía injusto, esto ya es cruel por serlo! ¡Sólo sirve para dejarnos claro quiénes son los favoritos del autor y que los demás son relleno para que esto parezca Digimon! Me resulta simplemente indescriptible lo sumamente estúpido, injusto e innecesario que me parece todo esto.

Ritmo de la trama: No puede ser más lento y parecer más relleno. Mientras en el primer Digimon habrían pasado miles de cosas en esos 50 capítulos de forma más fluída, aquí parece que se estancan. Terminas de verla con la sensación de haber tragado relleno por todas partes. Es que, joder, para empezar, en Digimon Adventure le habrían dedicado como mucho cinco capítulos a que todos los protas consiguieran sus espíritus digitales humano y animal, y no diez. Eso como ejemplo, que a los guerreros legendarios también se los habrían ventilado más rápido, y capítulos como el de los burguermons, de los que está llena esta temporada, habrían conducido a algo en lugar de ser capítulos vacíos sin propósito alguno.

Agujeros argumentales evidentes: Del que más me acuerdo ahora mismo es de uno concreto. En una ocasión en la que acaban en una luna del mundo digital e intentan volver construyendo una nave espacial, ya que los digimons que allí habitan les dicen que no hay una estación que lleve al mundo digital desde la luna. A mitad de camino se quedan sin combustible, a su suerte, y MAGIA, aparecen en una vía de tren que va hacia la luna desde la que baja un trailmon y les empuja hasta el mundo digital. ¿Veis la contradicción? Pues así una tras otra.

Koji no está muerto: ¡Joder! ¡Con lo que me molaba la idea de que, por una vez, muriera un niño elegido, Y LA JODÉIS RESUCITÁNDOLE EN EL ÚLTIMO CAPÍTULO! Era un concepto la mar de interesante que le añadiría algo de crudeza a éste paseo por el parque, y nada, está en coma y las lágrimas de pikachu que les han salvado el culo durante TODA la segunda mitad de la temporada, le resucitan. Gracias por cargaros lo único interesante que me habíais planteado a nivel argumental.

En definitiva, se me ha hecho muy pesada y repetitiva. Los cambios que han introducido, en su mayoría, han funcionado muy bien, pero joder, entre el tema del machismo que me tocaba los cojones a dos manos hasta ponérmelos al rojo vivo y el ritmo general de la trama, me ha resultado con diferencia la temporada más cansina de todas. Lo que es en calidad, es mucho mejor que 02, pero el ritmo... ay dios... Digimon Frontier es bonita estéticamente, pero sólo eso. Fachada. Adornos. En otras palabras, es como la típica persona buenorra que luego tiene una personalidad de tabla de madera. Como agitar las llaves frente a un bebé con una mano mientras con la otra le robas las chuches. Como darle una magdalena a un huerfanito y luego una patada en los huevos. Como... bueno, creo que ya lo habéis pillado.

5/10. Por los trenes pelos.



Mr. Angelu

20/7/15

Macrodigireseña 03 - Digimon Tamers


Ante todo, cabe destacar que esta temporada no tiene ABSOLUTAMENTE NADA que ver con las anteriores. Es más, algunas cosas contradicen la lógica expuesta en las pasadas temporadas sobre el universo Digimon, por lo que intentaré tratarla como una serie distinta, sin olvidar, por supuesto, que estamos hablando de Digimon.
Recuerdo que de pequeño odiaba con toda mi alma esta temporada, pero la verdad, a día de hoy, quizás porque tras ver la patata infumable de Digimon 02 me ha entrado el síndrome de estocolmo, no sé por qué la odiaba tanto. Realmente me ha parecido acojonantemente buena. Me ha enganchado mucho más y mejor que la primera temporada, me ha mantenido espectante en prácticamente todo momento, los deus ex machinas no se me han hecho muy ridículos... hasta ha habido algún momento en que se me ha hecho un nudo en la garganta, que ya es difícil.

La trama nos sitúa ante Takato, un protagonista con el diseño típico "Tai" salvo porque tiene el carácter de TK... con 13 años. Esto es un tanto insufrible , pero ya hablaremos de ello. Como iba diciendo, el chaval es un nerd del juego de cartas Digimon junto a un par de amigos. Es tan nerd que hasta se diseña su propio digimon. Un buen día, en mitad de una tormenta, su lector de cartas se transforma en un dispositivo digital y mágicamente, impulsado por el poder del guionazo, pasa el dibujo de Guilmon, creando al susodicho en el mundo real. Así pues, Takato deberá criar de cero a Guilmon como si fuera un bebé, y conocerá de paso a dos de sus compañeros: Rika, una trastornada adicta a las peleas que no para de joder a todo el mundo y Henry, una especie de hermano mayor para Takato que le ayudará a llevar todo este tema con más calma. Éste último acompañado por Terriermon, un bichejo kawaii-desu obligado en la temporada que no para de repetir momantai hasta que te dan ganas de estrangularlo.

Así pues, la primera mitad de la serie es pura alegría con nuestros amiguitos digimon en el mundo real; algo así como un picnic con monstruitos, y algún digimon malote al que derrotar, mientras que la segunda mitad, desarrollada principalmente en el mundo digital, empieza a volverse oscura con eso de los enviados de los dioses digimon que quieren matar a los humanos y no sé qué rollo chungo, para luego liberar en el mundo humano una masa sin conciencia ni sentimientos, D-Reaper, que elimina todo lo que toca y que, por ende, intenta destruir a la humanidad y los digimon al desarrollar conciencia propia alegando que los pensamientos humanos son ilógicos y contradictorios. A ver, al final no deja de ser la típica máquina destinada a eliminar datos dañados que ya hemos visto en tantas obras de ciencia ficción, pero oye, al menos es innovador para el universo Digimon.

Por si eso fuera poco, la masa posee y controla a Jeri, amiga de la infancia de Takato, tras recibir un shock provocado por el asesinato de su digimon, Leomon, a manos de Beelzemon (que al final se redime y bla bla bla). No nos andemos con más rodeos.

Lo mejor: 


Trama y ambientación: Al principio la trama parece lenta y monótona. Muy alegre, como si la temporada fuera otro relleno como Digimon 02. Pero a medida que avanza, se va volviendo tan seria, madura y oscura que parece dirigida por Mamoru Hosoda. Viéndola con más raciocinio, no me cuesta ver por qué de pequeño no me gustaba. A parte de algunos diseños que he tenido que aprender a tragar (demasiados furrys salidos de Deviantart), es jodidamente traumatizante y madura, lo que me llevaba a pensar que la había dirigido el tipo antes citado. Los conflictos son mucho más serios, los personajes maduran de una forma más salvaje, hasta el compañero de uno de ellos muere, y no de una forma tan idiota como Angemon, que al final resucita. Estamos hablando de Leomon, que es asesinado y devorado por Beelzemon. Porque esa es otra, en esta temporada los digimons no se conforman con matar a los que les rodean para que vuelvan a renacer. Aquí SE LOS COMEN. Y el ver cómo Jeri pierde a su compañero digimon y va descendiendo lentamente hacia la locura y la depresión es impagable. Como es normal, todo eso un niño no lo vive igual que un, si no adulto, ya que tampoco es TAN madura, adolescente al menos, y aunque pueda llegar a disfrutarlo, nunca lo hará de la misma manera. Por esa razón, sumado a que probablemente pensaba que ésta temporada y 02 eran la misma, supongo que le tenía esa manía de crío.

Puedo asegurar que tanto la trama como la ambientación de esta temporada son su mayor punto fuerte, y que le ha dado una lección a lo que hemos visto hasta ahora. ¿Recordáis lo del espíritu de hostilidad y supervivencia perdido en la temporada anterior? Aquí está tan presente que hasta llega a acojonar.

Diseños principales: Esto SÍ son putos digimons protagonistas. Los diseños me han parecido sublimes, tanto de los entrenadores como de los digimons. Tenemos una especie de Tyranomon chiquitajo, un zorro ninja y... una cosa mona, acompañados por unos niños elegidos bastante más maduros (¿estoy abusando demasiado del término? Bueno, da igual, hemos venido a jugar). Hasta sus digievoluciones me han encantado, Terriermon se transforma en un bicho que, aunque a muchos no les hace demasiada gracia, a mí no deja de recordarme a una especie de Dingodile con metralletas en las manos. La evolución de Renamon también mola, y la línea entera de Guilmon me parece brutal. Lo malo, las versiones humanoides, que en uno o dos pueden molar, pero la megaevolución de Terriermon es horrenda, Renamon convirtiéndose en un monje y luego en una tía buenorra... meh. Y Guilmon convirtiéndose en un caballero con armadura medieval me tira un poco para atrás, pero bueno, teniendo en cuenta que se han fusionado con los niños, es normal que tengan aspecto humanoide. Al menos tienen excusa.

Animación: La animación de esta temporada es brutal. No hay más que añadir. Se nota que tenían presupuesto.

Banda sonora (y opening): Jodidamente mejor que las anteriores. Sobre todo el opening, que es uno de mis favoritos y de los que nunca, junto con el primero, he logrado olvidar. A diferencia de la temporada anterior, que el opening me daba gonorrea. ¿No me estoy cebando mucho con Digimon 02? En fin.

Evolución de los personajes: No es que cambien drásticamente, pero sí que evolucionan muy fluidamente. Rika pasa de ser una rancia antisocial y sádica a una chica amigable y fuerte, Henry de ser un impaciente e impulsivo a calmarse y saber actuar con tranquilidad (un poco forzado esto último ya que al principio de la serie ya era así, parece que se olvidaran del trasfondo de Henry y se lo metieran a última hora), y Takato de ser un llorica a... ser algo menos llorica. Algo es algo. ¡Si hasta Impmon pasa de ser un cabronazo racista a un digimon de bien! Por cierto, de las mejores subtramas de todo Digimon, a mi parecer.

La batalla final: Algo que me ha llamado la atención de la batalla final es que no luchan contra un digimon como en todas las anteriores, sino contra un programa informático materializado. Una masa roja informe muy tocahuevos. Y he de decir que se hace un poco pesada por todos los capítulos que dura, pero bueno, eso también ayuda a mantener la angustia de luchar contra eso una y otra vez sin ningún resultado. Al final, cuando se la cargan, no puedes evitar soltar un "¡por fin!". Oh, y todo lo que rodea a esta batalla es jodidamente perturbador. No sé si será lo más adecuado para un crío, pero vaya si yo lo he disfrutado.

Lo peor: 


Edgys everywhere: ¿POR QUÉ SIEMPRE TIENE QUE HABER UN PUTO COOLBOY DE MIERDA? ¿¡POR QUÉ!? ¡¡AQUÍ NI SIQUIERA HACE NADA!! Sale de la más absoluta nada a mitad de la temporada, y durante el resto de la serie se le puede ver de fondo haciéndose el pro y siendo el más guay del parque. Tiene el digimon más cheto y oscuro (tanto que no puede controlar su sed de zangre buhuhu), es una leyenda invicta del juego de cartas que desapareció miztediozamente, es el que más y mejor reparte, salva a los protas un par de veces, y de pronto, sin venir a cuento ni una explicación ni nada, SE PUEDE FUSIONAR CON SU DIGIMON Y SE PONE A LA ALTURA DE SUS COMPAÑEROS PORQUE FUCK YOU, LÓGICA INTERNA. ¡¡ES LA PUTA DEFINICIÓN DE UN PERSONAJE EDGY!! ¡¡NO MERECE COMPARTIR LA BATALLA FINAL CON EL TRÍO PROTAGONISTA!! ¡¡ELLOS HAN DESARROLLADO FUERTES LAZOS DE AMISTAD Y TÚ NO HAS EVOLUCIONADO NI COMO PERSONAJE, CABRÓN!!

La tendencia "Nobita" de Takato: A estas alturas creo que es evidente que detesto a los personajes llorones, y como es evidente, que el protagonista tienda a lloriquear POR TODO me ha inflado bastante las gónadas. Joder, Takato, que ya eres mayorcito para echarte a llorar por, literalmente, todo. Que esto no es un reality, coño. ¿No ves que estás haciendo el ridículo? Y no hablemos de ese doblaje que tiene. ¿Por qué suena tan falso? ¿Y por qué siempre tiene que gemir como de placer antes de hablar?

Desaprovechar a los demás niños elegidos: ¿Para qué coño metes tantos niños elegidos si luego no hacen absolutamente nada salvo aparecer de fondo y soltar obviedades? Que si tuvieran digimons corrientuchos, se entendería que son secundarios y/o alivios cómicos, pero vamos, no me jodas, que uno tiene a Andromon y la otra a Leomon. ¿Sabéis lo sublime que habría sido verles digievolucionar a megacampeón o incluso hipercampeón? Pero nah, mejor que se dediquen a tocarse los huevos mientras los tres protas guays se dan de hostias con bichos más grandes que un rascacielos.

Exceso de furries: Insisto, cuando son uno o dos pase, pero que la mitad de los digimons sean putos furries... ña. Y no es que sean en plan Leomon o Weregarurumon, es que hay más de uno que parece salido de un doujin de My Little Pony. En serio, esta temporada es el fetiche por excelencia de los zoofílicos.

Calumon: ¡¡DEMASIADO ADORABLE!! ¡¡QUE ALGUIEN LE GOLPEE CON UNA ESCOBA, POR DIOS!!

Como veredicto final, me ha encantado. La posicionaría incluso por encima de Digimon Adventure. Y eso que la he visto sin ganas, que como he dicho, de pequeño le tenía una tirria a esta temporada de agárrate...


8'5/10



Mr. Angelu

17/7/15

Terminator Génesis


Es curioso, pero cuando reseñé Terminator 3 y Las Cónicas de Sarah Connor expresé mi ligera preocupación de lo que podría salir de Terminator Génesis... sin embargo, el resultado final ha acabado siendo bastante satisfactorio. Sí, sé que hay gente, como nuestro querido Blue Striker, a la que la película le ha parecido una puta mierda espantosa, pero para un servidor que les habla, ésta es LA VERDADERA TERMINATOR 3, tal y como el mismísimo James Cameron dijo en una entrevista. No me malinterpreten, Terminator Salvation fue buena, pero Génesis me ha gustado más, aunque mis favoritas seguirán siendo las 2 primeras.

Terminator Génesis no es perfecta, incluso se podría decir que es una película extraña, sobre todo con alguna que otra escena, pero plantea algo muy lógico: la saga necesitaba renovarse, tras Terminator Salvation, ¿qué podrían hacer? ¿Otra película de guerra en el futuro? No gracias, con Salvation fue más que suficiente. Así que la idea más lógica era reiniciar la saga al mismo tiempo que se mostraba el momento en el que Kyle Reese es mandado al pasado para proteger a Sarah Connor en la primera película de Terminator (algo que yo quería ver desde hacía mucho tiempo). Sin embargo, aquí ocurre algo inesperado, algo raro pasa justo cuando Kyle está en la máquina del tiempo y el 1984 al que es mandado pertenece a una línea temporal paralela donde Sarah Connor es muy diferente a como debía ser (que por cierto, se muestran escenas casi idénticas a las del comienzo de la primera película, lo cual he de decir que están increíblemente bien logradas). Aquí, Sarah es una luchadora nata como en Terminator 2 que además goza de su propio Terminator protector el cual fue mandado en los años 70 para protegerla de otro Terminator. ¿Quién los envió? No se sabe, Génesis no lo explica, deja cabos sueltos, pero hay una explicación para eso, se supone que Terminator Génesis es la primera película de una nueva trilogía, que esperemos que siga adelante y no acabe resultando un proyecto cancelado, tal y como pasó con Salvation, que también iba a ser una trilogía y no cuajó.

Además, Terminator Génesis supone el retorno oficial de nuestro queridísimo Arnie Chuacheneger, el cual, una vez más, da una muy creíble interpretación de robot aunque no se esfuerce en actuar.


Gracias por volver, maestro :'D

Podría hacer una casi exhaustiva reseña de la película, pero no quiero spoilear demasiado a la gente, ya que la película hace muy poco que se ha estrenado.
Así que, intentando no hacer mucho spoiler, procederé a señalar los puntos que más me han gustado de la película y los que menos:

Lo mejor:
-Cómo está planteado el reinicio de la saga.
-Se muestra cómo envían a Kyle Reese al pasado y escenas casi idénticas de la primera película muy bien logradas.
-Por supuesto, los efectos especiales.
-Un sentido del humor similar al de Terminator 2.
-Buena acción.

Lo peor:
-Al igual que Salvation, la calificación por edades es de +12, cuando tendría que haber sido para adultos, como las 2 primeras películas.
-El destino de John Connor (los que hayan visto la película sabrán de lo que hablo).
-Al ser el inicio de una supuesta nueva trilogía, la película ha dejado muchos interrogantes tras de sí.

En resumen, película totalmente recomendadísima, si aún no las visto, ya estás tardando en ir a verla (y espero que tengas mejor suerte que yo y mi novia, que fuimos a verla con la mayor gentuza que nos podía tocar en la sala, donde no se callaban los muy hijos de puta ni a tiros durante casi toda la sesión).

Terminator Génesis no busca superar a James Cameron, ni siquiera busca igualarlo, solo quiere dar una visión muy interesante del universo Terminator desde una vista paralela, así que esperemos que la trilogía se haga realidad.
¡Hasta la próxima!



15/7/15

Jurassic Guold


Muy buenas, seres del internet, niños rata y demás criaturas. Tras mis andanzas durante meses por una horrible cloaca llena de pútridos seres irracionales y con menos inteligencia y madurez mental que una roca; he vuelto.

Tras veintidós años del estreno de la primera (y para la gran mayoría de seguidores de la  saga, la mejor) el pasado 12 de Junio se estrenó Jurassic World, la que se ha posicionado muy alta y a los pocos días en las películas más taquilleras del año.



ALTO, ESTO ES UN SPOILER, QUE NADIE SE MUEVA

Desde el punto de vista de los guionistas y del propio director: Collins Trevorrow, Jurassic World pretende mostrar al espectador lo que podía haber sido el parque si nada hubiese sucedido, toda su magia y su esplendor que ha sido capaz gracias a las técnicas actuales de animación pero con una ambientación más futurista.
 Por otra parte, continúa con el esquema de: bicho que se escapa, algo que falla y gente acaba muerta, cuando todo esto ocurre en tu mente sólo aparece una frase: esto huele a remake…

Sí bien Spielberg abandonó la saga en la tercera entrega, con las siguientes no podemos más que esperar cagadas, un buen argumento base fue el legado de Spielberg, pero con las cagadas y monotonía.

Tanto como fan de la saga desde que tengo memoria (no olvidemos que a la grandísima mayoría esto nos tocó muy jovencitos) y como apasionada de los dinosaurios, yo nunca creo que pueda llegar a cansarme de estas películas, pero sí ciertamente, a la primera o segunda entrega te cansaste, no es para nada necesario que pierdas tu tiempo en esta.


PROS:

- Un muy buen inicio de película y gran presentación del parque en plena actividad con todas sus atracciones, Y EL JODIDO CHIQUI-PARK CON CRÍAS DE TRICERATOPS.

- Banda sonora original se conserva, como era esencial.

- El desarrollo y evolución a la que debe someterse el parque para seguir teniendo público, con el     paso de los años los dinosaurios ya no están en la mente del ser humano como “animal extinto” y se hace la visita al parque como si fuese un zoo actual. Esta idea es totalmente factible, así como que se empiece a especular con usar a los dinosaurios como armas militares.

- Sigue conteniendo un buen suspense y mucha adrenalina. Las escenas de acción siguen siendo de lo mejor de la película como en sus predecesoras, te siguen manteniendo el corazón a 100 y todos los   sentidos puestos en la pantalla.

- La tecnología utilizada hace que los dinosaurios se vean mucho más realistas  que en anteriores entregas. (Éste punto era obvio, pero también había que mencionarlo)




CONTRAS:

- Me detendría un rato a hablar de los personajes pero no me resulta en absoluto necesario, ¿la razón?

  • Un multimillonario que sólo quiere dar vida a seres extintos y hacer que el mundo pueda contemplarlos.
  • Un tío experto en dinosaurios que salva el día.
  • La chica (este es el único personaje un poco distinto)
  • Los dos hermanos, uno en edad de ir al colegio y otro al instituto.
  • Un hombre que desea sacar a los dinosaurios de la isla por razones egoístas, al final es devorado por un dinosaurio.

- La idea de un dinosaurio mucho más avanzado, grande e inteligente que el resto, modificado genéticamente con: azúcar, especias y muchas cosas bonitas rana (que puede ver infrarrojos) sepia (que le da camuflaje) T-rex y velocirraptor, en serio, ¿en qué huevos pensaban? En un puto arma de destrucción masiva? ¡Sólo le faltaba tener alas y branquias y a la puta mierda!

- El humanizar a los velocirraptors para que el espectador empatice con ellos; ¿cómo? Cada cual tiene un color predominante (rojo, verde, azul y amarillo) y un nombre, sí, parecen un puto parchís, aunque son trazos sutiles en las escamas.

- EL PUTO FINAL: El T- Rex y los velocirraptors se comunican y se alían entre sí para destruir a su enemigo común con un baile casi coreografiado. (Al final un mordisco de mosasaurio y a la mierda) En esta película se ha llevado la inteligencia de los dinosaurios a un extremo que ni la ciencia ficción puede sustentar; es decir; si un animal actual tiene el cerebro tres veces más grande que cualquier dinosaurio ¿Por qué no vemos a una gacela a lomos de una cebra para matar a un león?
La ciencia ficción, ciencia ficción es, pero hay un extremo en el que el público empieza a sentirse insultado.

APUNTES A TENER EN CUENTA:

El personaje más jodidamente ahostible de toda la película, el chaval adolescente; un chaval en plena edad de baboseo de hembras de su misma edad con una eyaculación permanente.

El muy imbécil no para de mirar su móvil ni de hablar con la novia ni un puto segundo para ver donde está salvo cuando le cae agua encima, gracias mosasaurio por bajarle la verga al jóven, lo necesitaba.

La chica de la película, una simple empresaria es capaz de correr más en tacones que un T- Rex, esto supone que los humanos del futuro son mucho más veloces que sus predecesores, como Alan Grant, e incluso un Jeep.(También vi al T- Rex bastante fofo, si lo pienso)



También hay que advertir que al tirar la vengala la chica sigue corriendo cuando lo que debería haber hecho (según la primera entrega) es permanecer quieta.






Según se rumorea, y algunos actores han llegado a mencionar, habrá más entregas de Jurassic World, por lo tanto podemos ir esperando más de lo mismo hasta empacharnos.
Lo que nos da por pensar: WWSD?

¿Qué habría Spielberg?



Me voy, no sin antes dejaron la Doge tontuna del día:

Dedicado a Batchap





GADA- X




14/7/15

Macrodigireseña 02 - DIJIMON DÓH


Por desgracia todo lo que sube, baja. Digimon no es la excepción. Mientras la primera temporada nos ofreció aventuras y momentos inolvidables, Digimon 02 simplemente es decadencia en estado puro. Resumiré la trama ya que, si ni a mí me gustó de pequeño esta serie, me temo que más de uno ni la habrá visto.

La trama nos sitúa ante los nuevos niños elegidos. Esta vez son menos que en la primera temporada, lo cual parece denotar una falta de ganas a la hora de currarse nuevas personalidades ya que, para colmo, son en su mayoría calcos imperfectos de los personajes de la primera temporada. Dicho esto, los nuevos haraganes deben detener a un malvado niño elegido que se hace llamar Digimon Emperador y tiene un buen par de hostias, la verdad. El muy puñetero ha creado unas torres oscuras y está controlando a los digimons con unos collares oscuros para dominar el mundo digital. Por su culpa, los digimons no pueden digievolucionar, así que los avispados directivos de esta serie se sacan de la manga las armodigievoluciones, evoluciones a parte que se producen a través de huevos y le otorgan poderes especiales relacionados con los emblemas y digimons compañeros de los viejos niños elegidos. Los niños elegidos, con algo de ayuda y supervisión de los protas de la primera temporada, le calentarán los morros al emo desgraciado este. Hasta aquí el primer arco.

El segundo arco tiene lugar tras la derrota de Digimon Emperador, que como buen niño elegido que es, se une a los protas tras afrontar varios conflictos internos provocados por haber sido un cabrón. Ahora hay dos digimons malvados aprovechando las torres oscuras para crear digimons artificiales para sembrar el caos en el mundo digital y sumirlo en la oscuridad. Tras no sé qué deus ex machina raro, los malos sacan a los digimons al mundo real, donde los niños elegidos de todo el mundo deberán combatirlos y mandarlos de vuelta al mundo Digimon. Tras todo este percal, aparece un hijoputa que se parece a Ozzy Osbourne y dice ser el creador de estos dos digimons malvados intentando sembrar semillas de oscuridad en un puñado de niños para conseguir el mismo efecto que tuvo en Ken con el tema Digimon Emperador (ya, claro, ahora la culpa la tiene una semilla del mal. No utilizamos este recurso para redimir por completo al cabrón de Ken y todos le perdonemos haber sido un pedazo de mierda con patas que, recordemos, era tan malo que pateaba cachorritos. No, qué va. Es que tenía una semilla de oscuridad dentro, y claro, se volvió malo), y entre medias sale de la más absoluta puta nada un cuarteto de Devimons en su forma marina, esqueleto, femenina y con capa. Tras derrotar al relleno con patas que son los Devimons, el maloso consigue que las semillas del mal florezcan e intenta ir al mundo digital.

Tercer arco: entran al mundo digital, y resulta que quien quería las semillas de oscuridad era Miotismon, que estaba dentro de este tipejo (de ahí su aire vampírico), y renace mucho más chetado que nunca como Malomiotismon. ¿Recurso vago de volver a usar a Miotismon OTRA VEZ? Qué va...
Así que, tras la batalla más fanservice y exagerada de la historia, terminan derrotando al vampiro, y el tipo ese vuelve a ser bueno. Se sacrifica para salvar el mundo digital de la oscuridad a cambio de su vida y patatín patatán, todos contentos.

Han pasado 25 años, y ahora todos los niños elegidos son adultos y han conseguido un clon idéntico a ellos de pequeños, a los que llamaremos mini yo. Ahora todos los habitantes del planeta tienen un compañero digimon, y el mundo digital es un destino turístico como otro cualquiera, dando a entender que esto es el final feliz definitivo a toda la saga Digimon en general, y que no habrá más temporadas porque vivieron felices y comieron perdices, ¿verdad? ¡¡JÁ!!
Lo mejor: 

La banda sonora: La verdad, la banda sonora de esta temporada me ha molado muchísimo más que la de la primera. No sólo por saber reutilizar los temazos épicos de la primera temporada en los momentos oportunos, sino porque hasta los nuevos temas son sublimes. Una lástima que no vayan a juego con el resto de la serie.

Reaparición de antiguos niños elegidos y constantes referencias a la primera temporada: Realmente, los cambios introducidos en esta temporada son horribles. HORRIBLES, OS DIGO. Por suerte, tenemos el alivio de ver a los personajes de la primera y cómo han madurado, a los digimons de la primera dando caña de nuevo, y como ya he dicho, constantes referencias a hechos de la primera temporada que, sea por nostalgia o qué sé yo, hacen que le perdones un poco los cancerígenos cambios de la segunda.

El primer malo es un niño elegido: Para bien o para mal, eso es una innovación. Y muy interesante, la verdad. Eso sí, el malo da un asco de cuidado. Te dan ganas de partirle la cara y verle fracasar estrepitosamente, de verle caerse con todo el equipo y que los digimons que ha torturado le pasen factura. Realmente le odias tanto que quieres verle sufrir. Me da tal asco ese personaje que le abofetearía con una chancla sudada hasta que se me cayera la mano. Pero... ese es precisamente el objetivo del guión, así que supongo que es un villano bien hecho, y eso es bueno... ¿no?

Lo peor: 

Los cambios referentes a los nuevos niños elegidos y los digimons: Intentaré ser breve. Los nuevos digimons son feos y parecen alimañas, a diferencia de la primera temporada (¿un armadillo, una salamandra y una gallina? ¿En serio? ¿Y por qué la lagartija se llama V-mon? ¿V de qué? ¿De vagina? ¿Te llamas Vaginamon? Tío, a partir de ahora para mí te llamas Vaginamon). Las armodigievoluciones son feas (¿Digievoluciones a partir de HUEVOS?). Las ADNdigievoluciones son feas. Hasta la forma definitiva de Vaginamon y Wormon es fea. Un puto dragón enorme y gordo con cara de sufrimiento constante. Parece que todo lo nuevo es FEO. Y gay. ¡Si hasta el nuevo opening apesta! ¿Y los niños elegidos? ¿Están ellos a la altura? Nope.
  • Davis: Tai con el pelo corto. Su personalidad al completo se basa en estar enamorado de Kari y por ende tratar de impresionarla y en ponerse celoso de TK cada vez que éste le dirige la palabra a la susodicha Kari. A parte de eso, es un personaje vacío sin ningún propósito ni motivación que se te hace jodidamente cargante por obvias razones.
  • Cory: Isi 2. Hace kendo y no sabe programar. Corrijo: Isi en inútil.
  • Yolei: Personaje despreciable y cargante. Transmite valores a los niños tan valiosos como EH, SER SUPERFICIAL Y EGOÍSTA ES BUENO. De hecho, hay un momento de la serie en el que lo dice abiertamente y todo el mundo la vitorea por ello. Es como Mimi si la fusionas con un cutre intento de Arale, de Dr. Slump. Cada vez que abre la boca da ganas de calzarle una colleja.
  • Ken: Emo obligatorio de la saga.
A los otros dos, Kari y TK, ya los conocemos. Y parecen mucho más maduros y esas cosas, así que bien.

El doblaje: Vale que en Digimon Adventure el doblaje era molesto, pero coño, aquí ni siquiera está bien adaptado. La mitad de los nombres de los nuevos digimon se los inventan, y a Cory a ratos le hablan en femenino y a ratos en masculino, haciéndote dudar sobre su sexualidad toda la puta serie (hasta el capítulo final, donde es un maromo mazado).

Toda la batalla final: Tras reciclar de nuevo a Miotismon y una fumada como la de la primera temporada en la que les hacen tener visiones a los protas y escapan gracias al poder del amor o no sé qué pollas, los digimons, agárrate, se manifiestan con todas sus digievoluciones al mismo tiempo como si fueran personajes distintos y le meten una paliza skinhead a Malomiotismon sin darle tiempo ni a respirar sólo porque Davis desea con fuerza que aparezcan todas las versiones de Vaginamon y le inflen la puta cabeza al malo. En serio, ¿¡QUÉ COJONES!? ¿¡QUÉ COÑO OS HABÉIS FUMADO!? ¡Es como si en la primera temporada, Agumon, Graymon, Metalgraymon y Wargraymon hicieran equipo, uniéndoseles el mismo patrón con los demás compañeros digimon, para linchar a Apocalimon! ¡Esa mierda sin sentido es un deus ex machina tan descarado que provoca diarrea aguda!

Por supuesto, luego te venden la moto de que ESO ha sido posible gracias a que estaban en un mundo en el que los deseos de los niños se hacen reales o algo así. Lo que me lleva a pensar, si estáis deseando todos derrotarle, ¿por qué no deseais que el cabrón de Malomiotismon estalle y se desintegre, y fin del asunto? ¿¡Y CÓMO QUE A DAVIS NO LE AFECTA LA VISIÓN DE MALOMIOTISMON PORQUE NO TIENE PREOCUPACIONES!? ¿¡QUE SU PERSONALIDAD SE BASE ÚNICA Y EXCLUSIVAMENTE EN TENER MIEDO DE QUE TK LE ROBE A LA CHICA NO ES TENER PREOCUPACIONES!? ¡¡VAMOS, NO ME JODAS!!

En fin, el tipo sobrevive a la paliza y parece que la va a liar sembrando la oscuridad en el mundo real, cuando todos los compañeros digimon del mundo hacen equipo y deus ex machinean por encima de las posibilidades creando una luz celestial que debilita al tipejo este, mientras de fondo los niños que habían secuestrado consiguen dispositivos digitales, y sin motivo aparente Malomiotismon se desintegra. Insisto. Todo esto es un brutal y salvaje enculamiento a tu inteligencia, seas un niño o un adulto.

Poder viajar entre el mundo digital y el real libremente: A ver, esto no es algo malo per se, pero se carga todo el ambiente de aventura y supervivencia que tanto me gustaba de la primera temporada y, en consecuencia, lo considero un punto negativo.

Como se puede apreciar, esta temporada tiene muchísimos más puntos negativos que positivos, y casi todo lo bueno se lo debe a homenajes a la primera temporada. En otras palabras, los directores intentaron experimentar para meter cosas nuevas y les salió mal. Por suerte, fueron inteligentes, y por si acaso, no se deshicieron del material de la primera temporada, sino que lo siguieron explotando mediante subtramas o momentos sueltos.

3/10



Mr. Angelu
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...